El viaje más largo

Os detallamos a continuación la próxima actividad que va a tener lugar en este mes.  El sábado 15 de febrero a las 19:00 horas, visitaremos la exposición: “EL VIAJE MÁS LARGO”

Esta actividad está limitada para 20 personas y se realizará en el Archivo de Indias de Sevilla. Además será necesario estar a las 18:45 en la puerta principal y llevar el D.N.I.

Qué Bestias

El viaje más largo - La primera vuelta al mundo–Pero eso, ¿quién lo ha dicho? – Lo digo yo que lo he leído y además lo he visto. Aquella mañana en el mes de agosto y después de escuchar misa, se fueron.  – Sería hermoso verlos marchar todos juntos, con las velas despegadas, Guadalquivir abajo. –No, no se fueron así: se fueron con intervalos de dos o tres días cada nao. Cuestión de mareas y vientos. – Pero volviendo a lo otro, ¿Cómo es posible que tú vieras eso? Que lo leyeras, vale, pero que encima lo vieras no puede ser. Esa mujer vivió entre los siglos XIII y XIV. – Los barcos no se reagruparon todos sino hasta el 20 de agosto en Sanlúcar. – El fraile vestido de blanco y con cerquillo es una maravilla y no es un fraile cualquiera: Es S. Bruno. – Y ese ¿Quién fue?  – Pues es un cartujo, nada menos que el fundador de la orden. –¿Habría mucha gente despidiendo a los marineros, ¿verdad? – Hombre, sí, pero no tanta como podría pensarse. – Pues anda, con lo lejos que iban y los peligros, y …
– Sí, pero hay que tener en cuenta que muchos de ellos eran de fuera, incluso extranjeros. Había sobre todo los típicos mirones. – ¿Como en las obras? – Pues eso.
– ¿Por qué los frailes tienen mangas anchas y largas y no se les ven las manos?. – Eso es una simbología que significa mansedumbre y obediencia, no tener manos para no contestar a agresiones e insultos. – Y ya todos juntos se hicieron a la mar desde Sanlúcar… . – No de eso nada, tardaron todavía un mes en aprovisionarse. – Ah, claro. Y aparte del fraile, ¿hay más gente?. – Ten más respeto, hombre, que casi todos son santos. – Bueno, aparte del asunto del fraile, ¿hay más figuras?. – Sí, hay cincuenta y cinco y dos que no son. – ¿Figuras o santos?. -No, hombre, santos : se trata de un matrimonio. – Los barcos fueron al sur de Tenerife y desde allí salieron ya a mar abierta el 3 de octubre. – Y ¿quién es ese matrimonio que ninguno de los dos son santos?.
– Pues Guzmán el Bueno y su mujer, ese que tiró el cuchillo a sus enemigos para que matasen a su hijo.  – Y entonces, ¿por qué le llaman el Bueno?. – Yo qué sé.
– Y su mujer, ¿ no sería esa de la que me hablabas?. – Pues sí es esa. – ¿La que dices que hizo eso que dices que has leído y has visto?. – La misma, la que se quemó el sexo en ausencia de su marido para no serle infiel. –¡Qué tía… ¡ Ya estaría… . – Sí, eso digo que lo vi porque en el intradós de su arcosolio fúnebre aparecen dos teas encendidas con las que calmó el fuego de sus hogueras. – ¡Qué barbaridad! . – No, barbaridad lo de los otros. – ¿Qué otros?. – Lo de los navegantes de la primera vuelta al mundo. – Lo del mito de Jasón y los Argonautas se queda en un cuento de hadas con lo que aquellos hicieron. – No me digas… . – Sí, hombre, estos cruzaron sólo un trozo del mar Mediterráneo. – Es verdad. – Mientras que aquellos atravesaron los tres océanos más grandes de la tierra. – ¡Qué bestia!. – ¿Quiénes? ¿los navegantes?. – No, la mujer de Guzmán el Bueno.